lunes, 23 de agosto de 2010

“Historias del Movimiento Anárquico Organizado de Agitación Surrealista” (Fernando Bomsembiante y otros autores, 2005)

Se puede decir que el surrealismo es un tipo de proto-ciencia ficción? Y viceversa? No, no se puede? Bueno…

"Historias del Movimiento Anárquico Organizado de Agitación Surrealista" además de ser, probablemente, uno de los mejores títulos de la historia de la literatura es un proyecto ambicioso, delirante e “interesante” llevado a cabo por un colectivo de escritores locales sin mucho renombre pero con una larga carrera por los márgenes de la literatura argentina (esos de mucho taller literario y concursitos y pocas menciones en Ñ’s).

Acertadamente el poeta (?) de Manchester Noel Gallagher dijo una vez que la palabra interesante es timorata, propia de algo que está bien... pero no del todo, algo jugado, formalmente valorable pero cuyos resultados son relativos, dudosos, lo que está a mitad de camino entre lo bueno y lo malo (“Bjork es interesante” decía el mancuniano). Lo mismo ocurre con este libro (y por eso lo tildé de esa manera). Como sucedía con “Fantasma” de Palahniuk, “Historias…” es un decente (muy bueno en el caso del norteamericano) libro de cuentos pero una irregular y fallida novela (la suma de la partes es claramente mejor que el todo). Parecería como que el título condenará al libro de antemano, porque si bien lo anárquico y surrealista es palpable, el intento de cohesionarlo, de darle un marco, de “organizarlo” termina por limitarlo. Esa decisión intermedia (ni tan anárquico ni tan organizado) es lamentablemente el sino del libro.

Disfrutable durante varios lapsos (la historia del conurbano sumergido, los atentados del MAOAS, los hombres que se suben a los techos) el final es lo que más problemas presenta –y no porque no se entienda, en ese momento uno debe adoptar la táctica de Christian Sheperd y “dejarse llevar”–, el problema es que todo tipo de coherencia se pierde, el libro entra en zonas pantanosas, y ahí es cuando el colectivo autoral pareciera activar el, olvidado por gran parte de la historia, modo surrealista y, como sucedió en Lost, pareciera querer cerrar metafísica y metafóricamente una historia que a esta altura se escapó de sus manos.

Igualmente me parece valorable que un libro craneado al margen de la editoriales de moda y escrito por ilustres desconocidos se embarque en la difícil tarea de pensar que otra literatura argentina es posible, una donde hay viajes espacio-temporales, poetas linyeras que planean la salvación/destrucción de la humanidad y un poco de humor desquiciado.

5 comentarios:

Bubulina dijo...

¿¡DE QUÉ ESTÁS HABLANDO MALDITA SEA?!

Agustin Acevedo Kanopa dijo...

ya por el título y la hermosa tapa me lo voy a comprar la próxima vez que vaya a buenos aires

Emii Rodriguez dijo...

Como ya sabés, no leí el libro. Mi comentario se resigna a la boludéz. Rescato tres cosas:

1) Usaste como adjetivo a "Craneado" (Posiblemente mi palabra de la semana próxima).
2) Introduciste a Noel Gallagher (que por más que sea un inglés -burgués!- y pedante) y eso hace cargar al post de varias estrellitas.
3) ¿No le habías dicho a Fran: "oh! Basta de Lost!" ? ja!

Brunomilan dijo...

Ah si, gracias por hacerme acordar, esa fue la última referencia que voy a hacer de Lost, no sólo en el blog sino en la vida.

henry gale dijo...

jamas podras librarte de nosotros